Nace un Perro Verde y Perdemos la Cabeza

Efectivamente ha nacido un perro verde en Estados Unidos, pero lo cierto es que podría haber nacido en cualquier otra parte del mundo. Lo único que se necesita para que este hecho suceda es una perra que esté preñada. Los medios de comunicación que buscan un «clickbait» facilón nos lo están vendiendo como algo único y especial, como si fuera la señal de un nuevo Apocalipsis . La realidad es mucho más banal y simple. De ahí la frase «más raro que un perro verde.» Nuestros antepasados ya lo habían visto también.

El pigmento verde se produce como causa de una interferencia en el líquido amniótico dentro de la placenta del cachorro. ¿Te gustaría saber más detalles técnicos? Pues te los buscas tú mismo por Internet. Lo importante es que se trata de un hecho que, aunque no es común, puede pasar más a menudo de lo que nos pensamos. El pigmento al cabo de unos días desaparece.

Perro Verde

Tampoco se trata de un verde natural, un verde hoja, o un verde fosforito. Los cachorros adquieren un verde negruzco y feo, porque la naturaleza puede ser muy sabia y muy elegante, pero solo cuando quiere y en especial para animales tontos como los insectos, las ranas, las serpientes y los pavos reales. Para los perros, el tono verde es algo temporal, que desaparecerá tras unos pocos lavados. Si la naturaleza hubiera querido que esta noticia fuera viral, le hubiera pintado al cachorro las barras y las estrellas.

Conclusión, si quieres un perro verde, vas al veterinario y le pides consejo sobre cómo pintar a tu perro, qué tipos de spray hipoalergénicos no tienen por qué dañar su pelaje y te lo pintas tú mismo. Y si con el tiempo te gusta, le das un toque personalizado, como si fueras un grafitero de perros. Ánimo y échale imaginación.

Por desgracia, sigue siendo más probable que nazca un niño tonto, que un perro verde y así nos va a todos.

Heisenberg

Alter ego de alguien que se toma su trabajo muy en serio y que consigue transmitir claridad en sus colaboraciones. Adoro crear, me aburre la mediocridad y desprecio la violencia y la soberbia. Nunca olvidéis que soy yo el que noquea.

Related post

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *