Casado y su Visión de la UltraDerecha

El líder del Partido Popular Pablo Casado mantiene una peculiar relación con la ultraderecha española que preocupa y confunde a muchos españoles. Parece como si la dirección de su partido no se diera cuenta que ya no comparten objetivos con sus antiguos compañeros de militancia. ¿O sí lo hacen? Con su actitud el mismo Cansado condona y se hace cómplice de la postura de VOX en muchos asuntos que atañen al país.

Efectivamente, VOX no es sino una escisión del Partido Popular ya que muchos de sus miembros formaban parte del mismo. Podríamos decir que incluso José María Aznar, mentor de Casado, siempre ha mantenido una estrecha y condescendiente relación con los miembros más extremistas de la formación, ahora escindidos. Por eso ellos mismos no se extrañan de que se lleven tan bien en el fondo, aunque tal vez no en las formas.

Casado debe distanciarse de la ultraderecha

¿Qué va a pasar a los miembros del Partido Popular que no comulguen con las ideas de Vox? Ahora mismo Casado está favoreciendo al partido de la ultraderecha española a costa de votantes que no han querido eso. Me parece a mí que un sector amplio de la derecha sabían que no iban a poder gobernar en coalición así que cada votante pudo depositar su voto con total libertad para las Generales. Ahora sabemos que hay un total de tres millones y medios de fachas, puros y duros en España. También sabemos cuántos votantes de derecha moderados hay.

¿Va a gobernar Casado para aquellos que no le han votado? Ahora que tiene a los hooligans fuera de su partido y que no les debe nada, ¿por qué no inicia una regeneración de centro derecha basado en valores europeos dentro de su partido?

La Ponzoña de VOX contagiará al PP

No soy ajeno a la realidad que existe en las Comunidades Autónomas. Gracias a VOX, el PP puede gobernar en Madrid. Ahora mismo, da la sensación de que hayan vendido su alma a la ultraderecha. Parece que exista un pacto de sangre que no pueden romper, como si fueran esclavos de la extrema derecha o les debieran la vida.

También soy consciente de que Casado espera a que se forme gobierno para empezar a golpear en el punto más débil de la relación entre Iglesias y Sánchez, pero eso es una arma de doble filo. Aunque eso suceda, a él le van a estar dando bofetadas cuando VOX vuelva a protagonizar un episodio bochornoso. La realidad es que van a acabar en empate, con una importante diferencia.

Mientras PSOE y podemos hablarán de empleo, sueldos, pensiones y otros temas de calado nacional; Casado tendrá que explicar por qué sigue apoyándose en un partido misógino. Tendrá que explicar una y otra vez si las mujeres maltratadas necesitan una ley o no, o tendrá que explicar si hay que ilegalizar partidos que no piensan como ellos.

No es locura una alianza con el centro izquierda

Casado y su cúpula directiva ha de entender que tienen enemigos a ambos lados del espectro político. VOX ya no son sus compañeros, como nunca lo fue el PSOE. El Partido Popular deberá rascar votantes por la derecha a VOX, y por la izquierda al PSOE y Ciudadanos.

A los votantes huidos de VOX tendrá que hacerles ver que el país no es un circo y que las políticas son fruto del diálogo y el respeto. A los votantes del espectro izquierdo tendrá que seducirlos con políticas más austeras y con Casado, un líder de partido, firme ante la ultraderecha.

Casado debe impedir que Podemos convenza al PSOE de regenerar el estado del bienestar sin él y los suyos. Cuando llegue el momento, o lo va a tener que derogar o lo va a tener que mantener. Tarde o temprano el PP quedará en evidencia porque lo que quiere ahora mismo la sociedad española es más empleo y más bienestar. Acabamos de salir de una crisis donde la clase media se ha ajustado y casi desaparecido. Casado y el PP no le puede pedir más sacrificio a los españoles. Los políticos de la mano de Podemos van a ofrecer algo al pueblo y Casado debiera estar allí.

Casado no debe ver un aliado en la ultraderecha

Mientras casado vea un aliado en la ultraderecha y un enemigo en el centro izquierda va a quedar retratado y en la peor de las posiciones. Que vaya tomando nota de lo que le pasó a Ciudadanos por no definirse políticamente y tontear con su relación con VOX.

Se justifican los «peperos» diciendo que no harán un cordón a sus amigos ultras porque son constitucionalistas. Siempre me sorprende que el PP marque una línea tan fina cuando ellos mismos votaron en contra de la Constitución del 78, igual que los herederos de VOX. Para constitucionalistas los que votaron a favor, y que ahora se les considera traidores de la Carta Magna. Que mire bien Casado, que los constitucionalistas están a su izquierda, no a su derecha.

Torquemada

Alter Ego de alguien que ha vivido la política con intensidad. Me considero un buen analista de la política española.

Related post

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *